Desde la primera edición de Històries de Joguets hemos sido muchos y muchas participantes quienes hemos querido homenajear a personajes clave en la historia y la actualidad. Este año se ha recordado con cariño el papel de los museos en la conservación de la memoria, la importancia de la mano de obra femenina en las fábricas, la obra de autores clásicos en la historia del arte… Además, ha habido un recuerdo especial al personal sanitario frente a la COVID-19 en las obras de Eugenia Moreno Cárdenas, Destapando recuerdos, Rosana Sánchez Galisteo, Nancy Gas o la obra de Jorge Coderch Calvo. HE-MAN vs COVID-19, cuya imagen podéis observar aquí.

La historia siempre se cuela en las obras de arte. Pero en este caso nos interesan las historias, en plural, y desde el Museo hemos tenido oportunidad de preguntar a varios artistas sobre la suya propia. Hoy nos detenemos en la cara B de dos obras muy curiosas presentes en nuestra exposición. Una de ellas es la titulada Músics i joguets musicals de Bene Ripoll Belda, quien retrata a un grupo de hombres y mujeres bajo una pérgola que componen una banda musical. Lo curioso del asunto es que estos personajes en principio anónimos en realidad representan, según sus palabras, “als primers fabricants jogueters que, mira per on, eren músics”. En conversaciones con el autor, éste nos envía algunos de los retratos individuales que le han servido de estudio para la obra final.

 

El propio autor explica aquí de primera mano la historia de algunos de ellos, con nombres y apellidos.

La segunda obra en que nos detenemos hoy nos remite al creciente interés de autores y autoras en Històries de Joguets por homenajear el papel fundamental de las mujeres obreras en las fábricas jugueteras ibenses del s.XX. En ese sentido, Alberto Santonja, en su obra Transformadora nos cuenta que, tanto su madre como su tía, fueron engafadoras en Payá Hermanos. Les “diables”. El autor nos contaba que ese es el mote que quedó en su familia, en referencia a aquellas mujeres que “a pesar de las dificultades añadidas tras la desaparición de mi abuelo en la maldita guerra Civil, unidas junto a mi madre, supieron salir adelante ellas solas transformando la sociedad de su entorno”.

Es curioso observar cómo el reconocimiento que damos a las mujeres trabajadoras es muy importante a nivel informal. La mayoría de ibenses recordamos a amigas, familiares, vecinas o conocidas que trabajaron en empresas jugueteras boyantes a mediados del s.XX. Sin embargo, ese recuerdo está ausente casi por completo en los relatos históricos oficiales. Es reconfortante pensar que gracias a esta exposición estas historias trascienden y se cuelan por las rendijas y los poros de la Historia con mayúsculas. Así lo reflejan Juan Aracil y Amparo Bernabéu en Anónimas con nombre, una obra deliciosa compuesta por un teatrillo motorizado artesanalmente y decorado con collage que vale la pena ver en directo y que podéis ver en funcionamiento en diferentes publicaciones en nuestras redes sociales @museovalencianodeljuguete

Visita la exposición hasta final de Septiembre 2020, de lunes a domingo de 10:00h a 14:00h, entrada gratuita.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.

four × five =

Menu

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies